Ollas de acero quirúrgico: ventajas y recomendaciones

El uso de ollas y sartenes de acero nos aporta innumerables ventajas y beneficios para la salud. Además de ser extremadamente resistente, su material es hipoalergénico  y no contamina los alimentos como otros materiales.

¿Qué es mejor el acero inoxidable o el acero quirúrgico?

El acero quirúrgico tiene la mayor resistencia a la corrosión y está destinado a aplicaciones biomédicas. Además, en comparación con otros aceros, el acero quirúrgico es uno de los aceros más caros del mercado.

¿Qué es el acero quirúrgico?

El acero inoxidable SAE 316 (EN 1.4401) es el segundo acero inoxidable más utilizado y el mejor para cocinar nuestros alimentos. Es similar al 304 pero contiene molibdeno para mejorar la resistencia a la corrosión, especialmente a la corrosión ácida, por cloruro y por picaduras.

De hecho, podemos encontrar el número 18/10 en acero inoxidable 316, pero seamos claros, el 316 es más caro que el 304 y se considera de mayor calidad. Por lo tanto, si solo nos dan la referencia 18/10 nada más, lo más probable es que sea acero 304.

Lo anterior no quiere decir que el acero 304 no sea bueno, al contrario, es un muy buen material con gran resistencia a la corrosión y dureza. La principal característica de este acero es que sus aleaciones contienen una gran cantidad de níquel.

Sin embargo, dado que estamos aquí para brindarte las mejores recomendaciones de materiales para ollas y sartenes de acero, el acero 316 es definitivamente la mejor opción para tu cocina cuando se habla de acero quirúrgico.

¿Cómo comprobar si el acero inoxidable es 316?

ollas de acero quirurgico

Por supuesto, en el caso de las ollas acero quirúrgico el acero 316 es un material que no se mancha ni se oxida. A su vez, no se oscurece, por lo que su color se mantiene igual. Además, cuando lo usamos en la cocina, el mantenimiento también es muy sencillo.

La prueba de ácido sulfúrico al 20% se utiliza para distinguir los aceros inoxidables 302, 304 y 316. Para ello, se aplica este ácido sobre una superficie limpia y finalmente se prueba para determinar si efectivamente se trata de acero quirúrgico. Esta prueba es lo mas acertado por lo que se puede optar.

Ventajas del uso de ollas y sartenes de acero quirúrgico

Algunos de los ventajas de usar utensilios de cocina de acero quirúrgico incluyen:

  •  Prevención de numerosas enfermedades gastrointestinales.
  • Se puede cocinar sin aceite, lo cual es muy beneficioso para el organismo.
  • Verduras cocidas sin agua.
  • Es un dispositivo que puede soportar altas temperaturas por encima de los 250 grados centígrados.
  • Los alimentos no se contaminarán al utilizar dichos equipos.
  • Las ollas y sartenes tienen una larga vida útil, pero generalmente no presentan problemas.

¿Cuál es el mejor material para los utensilios de cocina?

En definitiva, tenemos 8 materiales no tóxicos que nos permitirán tener una cocina más sana. Estos materiales son:

  • Titanio
  • Acero inoxidable
  • Aluminio anodizado
  • Madera
  • Hierro mineral y hierro fundido o colado
  • Vidrio y cerámica
  • Silicona
  • Revestimientos cerámicos

Por otra lado, como plus, si entiendes cuáles son los 7 tipos de plásticos y cuales evitar a toda costa, junto al darle paso al acero quirurgico en tu cocina, esto sería un gran aporte para iniciarte en la cocina saludable.

Finalmente llegamos a la conclusión de que comer sano, es una acción que va acompañada de saber sobre que material vamos a cocinar los alimentos y el acero quirúrgico es una de las mejores opciones. Muchas personas pasan por alto el uso de materiales tóxicos en sus cocinas, y de hecho es poco lo que se habla del tema. Así que, si te ha gustado este artículo, no olvides compartirlo en tus redes y dejarnos un comentario: ¿Has probado el acero quirúrgico en tu cocina y has notado algún cambio en tus comidas?

Índice

    Te puede interesar

    Subscribe
    Notify of
    0 Comments
    Inline Feedbacks
    View all comments
    Subir

    Usamos cookies. Leer más