plan cul gratuit - plan cul toulouse - voyance gratuite amour

Factura Eléctrica: Elementos, Tarifa Plana y Tarifa Fija

Siempre hemos disfrutado de los servicios de energía y cada periodo de tiempo pagamos por este tipo de prestaciones, pero alguna vez te has puesto a pensar: ¿ De dónde sale el valor real de la factura eléctrica y como se determina?. En este artículo aprenderás sobre  la manera en como operan las empresas que brindan el servicio eléctrico, al momento de  expedir su factura y a su vez que elementos  se han de tener en cuenta ante las tarifas expuestas.

¿De qué depende el precio de la electricidad?

La factura eléctrica es todo un quebradero de cabeza para muchas familias. Se trata de un servicio básico que es indispensable en el día a día y que no se puede renunciar a él y eso lo saben bien las compañías eléctricas.

factura electrica tipos de factura

El precio de la electricidad depende de varios factores: los tipos impositivos, el desplazamiento, la cantidad de potencia contratada, la tarifa… Se trata de conceptos no siempre fáciles de entender que intentamos desglosar a continuación con más detalle.

Elementos que componen la factura eléctrica

Existen tres grandes conceptos que determinan cuánto se va a pagar en la factura eléctrica. Esos elementos son: la potencia contratada, la energía consumida y los impuestos y otros gastos. La potencia contratada es la parte fija de la factura, que se mide en kW. Esto supone un pago constante mes a mes que depende de la potencia.

A esto se suma la energía consumida, que va añadiendo coste dependiendo del gasto de electricidad. Se mide en kW/h y es en realidad el propio consumo. A menor consumo, menos es el precio a pagar en la factura. Finalmente se añaden también los impuestos (eléctricos y el IVA) y otros gastos, como el alquiler del contador.

Quizás te puede interesar: La Historia de la Electricidad : Resumen

¿Qué tipos de tarifas se pueden contratar?

En la actualidad, gracias a la liberalización del mercado eléctrico, la variedad de compañías que ofrecen servicios eléctricos es muy numerosa. Esto lleva a los clientes a interesarse por opciones como la tarifa plana de electricidad, que es diferente a la tarifa fija.

La tarifa plana eléctrica es aquella en la que el precio a pagar por la electricidad se fija de manera previa en un contrato entre el cliente y la comercializadora. Todos los meses se paga el mismo precio por la electricidad, sea cual sea el consumo que se haga.

Esto implica que a final de año, cuando la comercializadora recibe los datos de la compañía distribuidora, regulariza el consumo real y habrá que hacer frente al pago que se adeuda a la comercializadora o bien será ella quien devuelva la diferencia al usuario por haber estado pagando más mes a mes.

Este tipo de tarifa presenta como ventaja el conocimiento previo del precio a pagar por la electricidad. Si se suma esto y un consumo racional de este bien, es muy posible recibir dinero por parte de la comercializadora a final de año.

La tarifa plana es diferente a la tarifa fija, pues en esta se paga un precio fijo por cada kW/h consumido. Como en la anterior, este precio debe estar establecido previamente en el contrato entre comercializadora y usuario. Con esta opción vamos pagando mes a mes lo que realmente consumimos y nadie a final de año reclama nada.

Mercado libre y mercado regulado en las Tarifas Eléctricas

Las dos tarifas anteriores son las que se pueden contratar en el mercado libre, que es aquel en el que el precio del kW/h se puede especificar en el contrato. En cualquier caso, este precio está también determinado por la potencia contratada y cabe la opción de incluir discriminación horaria, para pagar más o menos dependiendo de la hora de consumo.

El mercado regulado es aquel en el que el precio del kW/h sí varía en función de la oferta y la demanda. Se denomina regulado porque es el Gobierno quien lo determina y va a depender del total de energía disponible y la demanda.

Así, si la energía disponible es menor, el precio se encarece. En este sentido, el clima juega un papel muy importante, pues la escasez de lluvia y viento suponen un encarecimiento. La demanda de energía es otro de los condicionantes, pues no se produce el mismo consumo en verano que en invierno. Del mismo modo, cuando hay poca gente en casa, también hay menos consumo.

El mercado regulado fija sus precios a través del sistema PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor). Aquí juega también un papel importante disponer de contador inteligente, algo que va a permitir saber el consumo real de kW/h. Si no se cuenta con contador inteligente, Red Eléctrica Española aplica un consumo que se ajusta al de un consumidor promedio. El requisito indispensable para acogerse al mercado regulado es tener una potencia contratada a los 10 kW, algo que tienen prácticamente todos los hogares de España.

Las claves para ahorrar en la factura de la luz pasan por consumir más en las horas en las que el kW/h es más barato para el mercado regulado, y elegir tarifas adecuadas según las necesidades de consumo para el mercado libre.

¡Te parecio interesante! Compartir :)

ARTÍCULOS SUGERIDOS:
  Cómo elegir el lote perfecto para construir un nuevo hogar
  Norma ISO 9001: Características , Beneficios e Importancia
  Ahorra en tu Hogar y reduce gastos con estos 7 consejos